GRUPO ALFONSO NARCOTICOS ANONIMOS
TuWeb
GRUPO ALFONSO NARCOTICOS ANONIMOS
Mis enlaces
Álbum de Fotos
´Llevar el Mensaje del adicto que todavia sufre
 
GRUPO ALFONSO NARCOTICOS ANONIMOS

¿Qué es el Programa de Narcóticos Anónimos?
NA es una confraternidad o asociación sin ánimo de lucro compuesta por hombres y mujeres para quienes las drogas se habían convertido en un problema muy grave. Somos adictos en recuperación y nos reunimos con regularidad para ayudarnos a permanecer «limpios». Este es un programa de abstinencia completa de todo tipo de drogas, incluido el alcohol.
¿Quién es un adicto?
La mayoría no tenemos que pensar dos veces esta pregunta. ¡Conocemos la respuesta! Toda nuestra vida y nuestros pensamientos giraban, de una u otra forma, en torno a las drogas, cómo obtenerlas, cómo consumirlas y el modo de conseguir más. Vivíamos para consumirlas y las consumíamos para vivir. En síntesis, una persona adicta es aquella cuya vida está controlada por las drogas. Estamos en las garras de una enfermedad crónica y progresiva que nos arrastra invariablemente a los mismos lugares: cárceles, hospitales y la muerte.
¿Cómo funciona?
Si quieres lo que te ofrecemos y estás dispuesto a hacer el esfuerzo para obtenerlo, entonces estás preparado para practicar los Doce Pasos de Narcóticos Anónimos. Estos principios espirituales hacen posible que «un adicto, cualquier adicto, puede dejar de consumir drogas, perder el deseo de consumirlas y descubrir una nueva forma de vida».
Los Grupos y las reuniones de NA

El planteamiento principal de la recuperación en NA es su creencia en el valor terapéutico de un adicto que ayuda a otro. Los miembros participan en las reuniones de NA hablando de sus experiencias y de la recuperación de la adicción a las drogas. Las reuniones se estructuran informalmente, se llevan a cabo en locales alquilados por el grupo y son coordinadas por miembros que se turnan. Dichas reuniones, así como el resto de los servicios, se financian completamente a través de las donaciones de los miembros y de la venta de publicaciones de recuperación.

No se aceptan contribuciones de personas que no sean miembros.

La mayoría de las reuniones se celebran todas las semanas a la misma hora y en el mismo lugar, por lo general en algún local alquilado. Hay dos tipos básicos: las abiertas al público en general y las cerradas al público (sólo para adictos). El formato de las reuniones varía: las hay de participación, de preguntas y respuestas, de orador, de discusión sobre un tema, etc. Algunas son combinaciones de estos formatos. La función de cualquier reunión es siempre la misma: proporcionar un ambiente adecuado y fiable de recuperación personal.
En NA no te verás obligado a nada. No estamos afiliados a ninguna otra organización, no tenemos cuotas de inscripción ni se pagan honorarios, no obligamos a nadie a que firme ningún documento ni a que haga promesa alguna. No estamos asociados a ningún grupo político, religioso ni policial, y no estamos sometidos a la vigilancia de nadie. Cualquier persona puede unirse a nosotros sin que importe su edad, raza, identidad sexual, credo, religión ni la falta de esta última. Creemos que la situación ideal en nuestra Confraternidad es que los adictos puedan ir libre y abiertamente a una reunión de NA donde quiera y cuando quieran y marcharse con la misma libertad. Sólo hay un requisito para ser miembro: el deseo de dejar de consumir drogas.

Foto
Foto
Foto

DOCE PASOS
1. Admitimos que éramos impotentes ante nuestra adicción, que nuestra vida se había vuelto ingobernable.

2. Llegamos al convencimiento de que un Poder Superior podría devolvernos el sano juicio.

3. Decidimos poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, tal como nosotros lo concebimos.

4. Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestras faltas.

6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios eliminase todos estos defectos de carácter.

7. Humildemente le pedimos que nos quitase nuestros defectos.

8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos hecho daño y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9. Reparamos directamente el daño causado, siempre que nos fué posible, excepto cuando el hacerlo perjudicaría a ellos o a otros.

10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente conocer Su Voluntad para con nosotros y la fortaleza para cumplirla.

12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a los adictos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

Las Doce Tradiciones de NA
La única forma de mantener lo que tenemos es a través de la
vigilancia y así como la libertad para el individuo proviene de los
Doce Pasos, la libertad colectiva emana de nuestras tradiciones.
Siempre que los lazos que nos unan sean más fuertes que
aquéllos que puedan separarnos, todo marchará bien.
1. Nuestro bienestar común debe tener prioridad; la recuperación
personal depende de la unidad de NA.
2. Para el propósito de nuestro grupo sólo hay una autoridad fundamental: un Dios bondadoso tal como pueda manifestarse en
nuestra conciencia de grupo. Nuestros líderes no son más que
servidores de confianza; no gobiernan.
3. El único requisito para ser miembro es el deseo de dejar de
consumir.
4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a NA en su totalidad.
5. Cada grupo tiene un solo propósito primordial: llevar el mensaje al adicto que todavía sufre.
6. Un grupo de NA nunca debe respaldar, financiar ni prestar el
nombre de NA a ninguna entidad allegada o empresa ajena,
para evitar que problemas de dinero, propiedad o prestigio nos
desvíen de nuestro propósito primordial.
7. Todo grupo de NA debe mantenerse a sí mismo completamente, negándose a recibir contribuciones externas.
8. Narcóticos Anónimos nunca tendrá carácter profesional, pero
nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especializados.
9. NA, como tal, nunca debe ser organizada, pero podemos crear
juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquéllos a quienes sirven.
10. NA no tiene opinión sobre cuestiones ajenas a sus actividades;
por lo tanto su nombre nunca debe mezclarse en polémicas
públicas.
11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la
atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre
nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.
12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las
personalidades.

ESCRÍBEME:
<strong></strong>Me interesa tu opinión